Materiales

Madera de abeto C24 

El abeto es un árbol perteneciente a la familia de las coníferas, de crecimiento lento y de tronco recto, que presenta un denso ramaje.

La madera es de un tono blanco amarillento sin apenas diferencia entre el duramen y la albura y los anillos de crecimiento se aprecian claramente. Es una madera densa y dura por lo que resulta un material excelente para estructuras de carga.

Cada material de construcción se somete a un ensayo diferente asociado al uso que desempeña en la estructura. Así, por ejemplo, el hormigón se ensaya a compresión, el acero a tracción y la madera a flexión.

La denominación C24 hace referencia al origen de la madera, “C” de conífera, y a la resistencia característica a flexión, que en nuestro caso es de 24 N/mm2. Es lo que se llama “clase resistente”.

Los valores que determinan las características físicas y mecánicas de nuestra clase resistente C24, miden la resistencia a flexión, el módulo de elasticidad y la densidad

Sus propiedades lo hacen extremadamente resistente al frío, la humedad, el fuego y los ataques de insectos xilófagos, hongos y mohos por lo que es idóneo para uso en fachadas y exteriores de edificios.

Ofrece un refuerzo estructural en rigidez, durabilidad y aislamiento térmico y acústico, que aconseja su uso en edificios de gran altura y en zonas con riesgo sísmico.

Podemos afirmar que la madera presenta un buen comportamiento sometida a un incendio en pleno desarrollo debido a que su conductividad térmica es muy baja.

Esto hace que la combustión de la superficie forme una capa exterior carbonizada que tiene una capacidad aislante 6 veces superior a la madera a temperatura ambiente. Por lo que ésta zona carbonizada protege la capa interior haciendo que mantenga intactas sus propiedades mecánicas y su capacidad portante.

Otros factores que mejoran la resistencia al fuego de nuestras estructuras son la alta densidad de la madera C24 y los espesores utilizados.

Tableros de CEMENTO-MADERA

CBPB (Cement Bonded Particle Board)

 Son paneles obtenidos mediante presión ejercida sobre partículas aglomeradas de cemento Porland (65%), madera (24%), aditivos minerales (2,5%) y agua (8,5%).

Se trata de losas monolíticas de densidad 1250-1.400 kg/m3, acabado en superficie lisa y dura, que instalamos en espesores de 16 mm en paredes verticales y 20 mm en entreplantas.

Es un material respetuoso con el medio ambiente. No contiene fenoles, formaldehídos ni otros compuestos tóxicos y garantiza un estricto control de calidad de acuerdo con la norma europea EN 634-2.

 

Las propiedades de éstos tableros son:

  • Alta resistencia al fuego: De unos 45 min en tableros de 8 mm. En caso de incendio no emite vapores ni gases tóxicos. Este excelente comportamiento hace que se utilice como refuerzo en puertas cortafuegos.
  • Alta resistencia a la humedad: Tras una exposición de 24 horas presenta una absorción máxima del 16% y un aumento de grosor máximo de tan sólo un 2 %.
  • Elevada rigidez y resistencia a la flexión: aporta robustez y durabilidad a la estructura.
  • Baja conductividad térmica: de 0,26, similar a la de la madera maciza, por lo que es un buen aislante térmico.
  • Alta resistencia a la congelación: esta característica hace que se utilice también en camiones frigoríficos, caravanas, trenes y autobuses.
  • Buen aislante acústico: debido a su alta densidad y peso.
  • Excelente comportamiento de forma natural frente a agentes biológicos: gracias al cemento el riesgo de ataque de insectos xilófagos es despreciable y debido a su alta alcalinidad favorecida por la presencia de hidróxido sódico en la fabricación, hace imposible el desarrollo de hongos y mohos.

Tableros de pladur

El pladur es una placa de yeso entre 2 capas de cartón normalizado a 1,20 m de ancho por todos los fabricantes.

El yeso es un mineral de obtención natural que se lamina y cuya composición química no varía nunca, por lo que es un material “indefinidamente” reciclable y reutilizable.

El pladur es versátil, resistente, ligero, sirve de barrera contra radiaciones ionizantes y potencia las capacidades aislantes de nuestras estructuras, tanto térmicas como acústicas.

Hay distintos tipos de pladur, dependiendo del tratamiento al que se somete. En nuestras edificaciones instalamos pladur ignífugo de 12,5 mm de espesor y pladur hidrófugo de 15 mm de espesor.

Lana de roca

Es un material aislante fabricado de forma sostenible, con materias primas naturales, a partir de roca volcánica.

Soporta temperaturas de hasta 1.000 ºC antes de que sus fibras comiencen a fundirse, por lo que resulta una excelente protección antiincendios.

Su forma y estructura física no varían, no necesita mantenimiento ni ser sustituida, perdurando sus propiedades y funcionabilidad de forma indefinida.

Es, a día de hoy, el mejor aislante natural térmico y acústico que podemos instalar en nuestras estructuras.

Idiomas